México vuelve a caer frente a Panamá 2-1 y queda fuera de la Copa de Oro 2013

Botón Facebook TD Twitter TD

DALLAS, Estados Unidos, Jul. 24, 2013.- Después de pasar dando tumbos durante toda la Copa Oro 2013, México no logró seguir adelante con su paso vacilante y, una vez más, se encontró con Panamá para caer 2-1 y consumar el fracaso.

Y es que así como inició su participación en el torneo de Concacaf lo terminó, en un mar de dudas, errores, incertidumbre y falta de precisión en los pases, en el ataque y debilidad al momento de defender.

Temprano inició el ataque de la 'Marea roja', misma que ya antes le había demostrado sus debilidades al Tri, que no la fortaleza misma, y a los 12 minutos de juego ya le habían hecho daño.

En una mala salida de la Selección Mexicana, Alejandro Castro perdió el balón, mismo que fue recuperado por un "demonio" llamado Alberto Quintero, quien sirvió en el área para Blas Pérez, quien no desaprovechó para enviarlo al fondo para el 1-0.

Efectivamente, Panamá llegó a este partido con la firme convicción de que podían volver a vencer al "Gigante de la Concacaf", se sentían con las armas necesarias para hacer el milagro y colarse a la final, sin embargo, eso no denotaba que en verdad fueran un cuadro poderoso e invencible.

México tuvo una tenue luz de reacción, principalmente en Marco Fabián y Luis Montes, quienes fueron los únicos jugadores que mostraron coraje, dignidad y, sobre todo, nivel de selección, y al minuto 25, producto de una jugada entre los dos, el de los Esmeraldas puso el empate 1-1 tras gran jugada del rojiblanco.

Los comandados por José Manuel de la Torre lograron mantener el dominio durante lo que restó del primer tiempo, sin embargo, la poca imaginación en el medio campo y la nula efectividad de los delanteros, les impidió darle la vuelta al marcador.

Al mismo tiempo que inició la parte complementaria, regresaron las dudas, el mal manejo del balón y los errores en el terreno de juego, por lo que al 61', en un tiro de esquina, Román Torres remató de cabeza y mandó el esférico al fondo de la red para enmudecer a una tribuna plagada de mexicanos.

Fue el disparo que mató todas las esperanzas tricolores, el que nuevamente les mostró que el juego de conjunto no existe, que habían llegado hasta la semifinal de la Copa Oro gracias a las individualidades y le debilidad de la mayoría de los equipos del área y que, lejos de que los demás equipos elevarán su nivel, el conjunto mexicano había dejado de hacer lo suyo para seguir siendo el mejor.

Ni los gritos de desesperación del Chepo, ni sus lamentos, ni sus enojos, lograron cambiar la historia de este fracaso, sembrando dudas en la afición, respecto a su continuidad al frente de la Selección Mexicana de cara a la continuación de la eliminatoria rumbo a la Copa Mundial Brasil 2014.

Tras este gran logro de la 'Marea Roja', Panamá se verá las caras con Estados Unidos en la Final del torneo en busca de medio boleto a la Copa Confederaciones.

La trascendencia de un partido amistoso puede modificarse de acuerdo al ambiente en el que se desenvuelvan sus contendientes. Es por eso que el resultado del duelo que sostendrá la Selección Mexicana ante su similar de Nigeria tendrá repercusiones, para bien o para mal, de cara a la serie de compromisos trascendentales que se avecinan.

Para este partido, José Manuel de la Torre dispondrá ya de todo el arsenal que ha convocado para hacer frente a los compromisos ante Jamaica, Panamá y Costa Rica, en la Eliminatoria Mundialista de la Concacaf, y en contra de Italia, Brasil y Japón en el marco de la Copa Confederaciones. De esta manera, además de la cuestión anímica, a nivel meramente futbolistico el enfrentamiento ante los africanos servirá para afinar detalles y descubrir que jugadores están en mejor forma.